Migrantes cubanos en Panamá

 

Cómo es sabido, día tras día salen muchos cubanos de su tierra en búsqueda de una vida mejor. En los últimos años han decidido emprender el viaje por tierra, desde Colombia hasta Estados Unidos.

 

Son muchos los vejámenes que están sufriendo en su travesía, y algunos gobiernos como Nicaragua le han cerrado sus fronteras. Debido a esto, varios de ellos se han quedado varados entre las fronteras de Panamá y Costa Rica.  Algunas Hijas de la Caridad se han desplazado a Paso Canoa y  juntos con los padres vicentinos están apoyando a los migrantes cubanos en todo los que necesitan. Junto a ellos, han celebrado la Navidad reconociendo que Cristo se hace presente en el hombre y la mujer que sufren.

 

El 24 de diciembre, víspera de Navidad llegaron 85 cubanos y el día de Navidad llegaron 100 más. La Familia Vicentina les ha proveído de lo necesario: comida, ropa, zapatos, pañales para los niños, efectos higiénicos, etc. 

Ellos están ubicados en cuatro albergues que se han preparado para acogerlos.

 

Personas de la Iglesia están apoyando esta labor porque sería imposible hacerlo sin ayuda de ellos. Algunos sin embargo, han rechazado la presencia de estos migrantes.  Sor Carolina, que es una de las Hermanas que está colaborando en este momento escribió lo siguiente:

 

      "Algunos amigos que son cristianos y católicos nos han dicho que no se sienten solidarios con esta causa. Pero si un cristiano no se siente solidario con esta causa que es Jesús pidiendo albergue, pidiendo posada, pidiendo comida, pidiendo agua y cierra los ojos a Jesús encarnado, no pueden llamarse cristiano. Dejen de llamarse cristianos y dejen de creer en Dios. Porque si no creen en Dios que se asoma a su puerta, a su país, entonces ¿porque rezan el Padre Nuestro? Entonces ¿Por qué cantan villancicos de Navidad? Debemos ser veraces con la fe, ser coherentes, no ser hipócritas, esa es la verdad.

     En todo esto, lo más doloroso fue que un miembro de la Familia Vicentina me dijo: "Las fotos que se han compartido en Facebook, para que vean la realidad, es perder el tiempo. Mejor deje vivir la Navidad en paz a los demás". ¡Qué vicentino! Entonces pienso que la fotos que evidencian la necesidad de nuestros hermanos estorban a los que viven en un mundo de fantasía".

 

La Navidad nos recuerda, que Jesús vivió la misma situación de los migrantes: Nacer en un pesebre, en medio de animales, porque nadie quiso darles posada. Él conoce la indiferencia de los hombres y mujeres, que prefieren cerrar sus ojos a la realidad del sufrimiento. Celebrar la Navidad significa ponerse del lado del pobre y oprimido para devolverles la vida que se les ha sido quitada. De lo contrario, seguimos siendo, al igual que en Belén, aquellos que les cierran las puertas a María y a José y preferimos que duerman en la calle, porque de lo contrario, nos quitarían la "paz" y la "alegría" de la Navidad.

 

Hemos empezado el Año de la Misericordia, pero ¿comprendemos lo que esto significa? Abramos nuestro corazón al dolor de nuestro hermano y hermana que sufren y dejémonos transformar para ser verdaderos seguidores de Jesús.

  

Gracias hermanos y hermanas vicentinas de Panamá por su trabajo a favor de los migrantes.

Es Dios que se hace hombre-mujer para estar cerca de nosotros. 

 

 

PRIMER ALBERGUE

SEGUNDO ALBERGUE

TERCER ALBERGUE

CUARTO ALBERGUE